Alfarería

Pasado alfarero de Priego

Alfareria Tradicional

Alfareria Tradicional

La utilización del barro por el ser humano se remonta a los primeros pasos de nuestra cultura, y en Priego se pierde en lo más recóndito de su pasado. Los alfareros, siempre han estado unidos a la actividad diaria creadora que proporciona útiles a todos los sectores sociales en todas las épocas.

Este oficio del amasado del barro y su posterior conformación en recipientes se encuentra plenamente arraigado en la localidad de Priego, a la cual ha dado fama. Antaño, el trabajo para conseguir los materiales era arduo y laborioso, siendo las piezas el último eslabón de una amplia cadena que no refleja en toda su magnitud el oficio.

Lo primero que se tenía que conseguir era la materia prima: la arcilla, y de esto en Priego hay variedad y calidad, la cual luego ha dado nombre a sus objetos. Se extraían tres tipos de arcillas: blanca, parda y colorá. Antiguamente existía el derecho de tierras, que era un sistema de arrendamiento de las canteras de arcilla del Ayuntamiento al que podían acceder los mayores de 14 años.

Posteriormente se debía moler con el Rulo y, las más de las veces, también con la Palanca en golpeteo rítmico de la cuadrilla que retumbaba en el pueblo. Después era necesario cernerla con finas Cribas y Cedazos para eliminar los elementos gruesos, estando ya preparada para el amasado.
Rulando con la borrica
El amasado se realizaba en la Artesa, y comenzaba haciendo la mezcla de arcillas que correspondiera al tipo de objetos que se iban a confeccionar, luego de añadir el agua, se amasaba con las manos, dejando ya el barro preparado para su utilización. Normalmente se hacía el barro necesario para un día de trabajo.

Tras el amasado, se procedía al Sobado del barro para eliminar las pequeñas burbujas de aire que pudiese contener e hiciese liga.

Ya en el taller de la alfarería, los Tornos de pie giraban incesantes en la fabricación de piezas de uso cotidiano, humildes pero imprescindibles recipientes que hacian posible la dura vida diaria.

Para colorear el barro los alfareros utilizaban los engobes o enjaguetes, rojo y blanco, aplicándolos directamente a las piezas con una jarra. Otros pigmentos que utilizaban para realizar dibujos eran los verdes con cobre, negros con óxido de manganeso, azules con cobalto y almagre o almazarrón con tierras ricas en óxido de hierro.

Decoración típica del cántaro de Priego

De todos ellos, el más característico es el almagre que decora el característico cántaro de Priego, y se aplica con motivos geométricos: espirales o caracoles, líneas onduladas, paralelas y espiguillas.

La cocción se realizaba en Hornos de leña de tipo árabe o morisco. Tiene forma cilíndrica y está hecho de ladrillos o adobes refractarios recubiertos de piedra.

Cuando habían llenado el horno con las piezas, tapaban la boca de la cámara con trozos de piezas rotas ya cocidas y con barro, dejando un hueco en la parte superior si el horno no se había construido con respiradero.

Comenzaban el primer día por templar el horno con fuego suave que alimentaban con troncos gruesos y serrín; el segundo día comenzaban a aplicar fuego más fuerte, hasta emplear leña ligera de aliaga, romero, pino, a base de caldas; el tercer y cuarto día lo dejaban enfriar. La Horquilla servia para introducirla en el horno. A simple vista, por el color que adquiría el horno, se sabía cuando las piezas estaban cocidas, pero para estar más seguros, se hacía una cata utilizando una pieza pequeña.

Presente alfarero de Priego

El presente de la alfarería de Priego está lleno de sorpresas. Por un lado de poder contemplar su magnífico pasado, ya que hubo más de 40 alfarerías a pleno rendimiento que abastecía a la localidad y a la comarca de piezas de uso diario y cotidiano, de las que se conservan buenos ejemplares, los más antiguos que se conservan son principios del sigo XVIII.

Piezas modernas de alfareria.OLYMPUS DIGITAL CAMERAJarra de agua

Y por otro lado, tenemos la suerte de poder disfrutar del trabajo de unos alfareros que siguen manteniendo viva la tradición heredada de sus padres y de sus abuelos pero aplicando técnicas nuevas que permiten elaborar nuevas piezas que satisfagan las necesidades de los visitantes que acuden a Priego.
En la actualidad contamos con 5 alfareros artesanales que siguen realizando sus trabajos con el esfuerzo y la habilidad de sus manos.